Welcome to Resort

Edolor sit amet, consectetur, adipis civelit sed quia non qui dolorem ipsum quia dolor sit amet, consectetur, adipis civelit.

El monasterio de Ripoll. Cuna de Cataluña

Ripollès (Girona )

Historia
El monasterio de Santa María fue fundado hacia el 879 por el conde Guifré el Pelós. El año 888 se dedicaba un nuevo cenobio en Santa María en presencia de Guifré y su mujer, Guinedell, los cuales encomendaron la dirección del monasterio a una comunidad de monjes de la orden benedictina. El abad Arnulf emprendió una nueva ampliación de la basílica, de cinco naves, que acabó su sucesor, Guidiscle, el 977 .

La vitalidad y la época de prosperidad por la cual pasaba el monasterio hicieron que en 1032 el abad Oliba consagrara un nuevo templo, que perduró hasta el terremoto de 1428, el cual causó graves desperfectos; en rehacerse se introdujo el estilo gótico propio del siglo XV. Durante el siglo XVIII y la primera mitad del siglo XIX, se hicieron algunas reformas neoclásicas, hasta que el 1835, durante la Primera Guerra Carlina, fue saqueado e incendiado. Este mismo año el Estado se quedó los bienes y posesiones del monasterio, que marcharon de Ripoll para no volver nunca jamás. El Estado fue vendiendo los edificios que conformaban el recinto monástico y, la iglesia del monasterio no fue subastada.

Todo y algunos intentos tímidos de reconstruirla durante la segunda mitad del siglo XIX, la restauración definitiva no se inició hasta el 1886, guiada por el obispo Morgades y según el proyecto del arquitecto Elies Rogent. Se hicieron de nuevo las vueltas de las cinco naves, columnas, pilares, el cimborrio del crucero y buena parte del claustro. Del campanario se modificaron las aperturas de los dos últimos pisos y el coronamiento. Las obras, que hace falta situar en el contexto histórico del movimiento catalanista de la Renaixença, finalizaron el 1893.

La iglesia
Un vez comentada la historia arquitectónica del monasterio, accedemos al atrio para contemplar el elemento románico más importante, la portada. Construida en el siglo XII, es uno de los monumentos románicos más destacados del mundo. La obra propone una auténtica plasmación iconográfica de la Biblia, tajada en piedra, donde se combinan representaciones de escenas históricas y alegóricas inspiradas en los libros sagrados.

Al entrar en la basílica, lo primero que nos llama la atención es el estandarte que cuelga del techo de la nave central. Es una réplica del original diseñado por el arquitecto Josep Puig y Cadafalch y entregado por la Asociación Artística Arqueológica Mataronesa el 1893, para celebrar el fin de las obras de restauración de la iglesia. Fue quemado el 1936, durante la Guerra Civil. Gracias al Grupo de Historia del Casal de Mataró fue posible confeccionar otro, que se colgó el 1997.

En el pavimento de la nave central podemos ver una tumba de mármol blanco que corresponde al obispo de Vic, Dr. Josep Morgades y Gili, artífice de la restauración. Si bien murió el 1901, sus restos no fueran trasladadas a Ripoll hasta el 1909. La tumba original, de aire modernista y obra del arquitecto Antoni Coll i Fort, fue saqueada durante la guerra y la actual fecha del año 1952. Seguidamente nos dirigiremos hacia la derecha y recomendamos entrar en la capilla de Sant Joaquim, dedicada a Sant Eudald, patrón de Ripoll. Preside el altar un busto del santo sito sobre un cofre que contiene restos del santo y en qué se escenifican escenas del martirio que sufrió. La imagen sale de la capilla una sola vez al año, con motivo de la Fiesta Mayor de la población, el 11 de mayo, por ser situada al presbiteri.

Continuaremos la visita por las dos naves laterales de la derecha, hacia el transepto de la basílica. Llegados en este punto podremos contemplar los siete ábsides, que se pueden ver mejor si hacemos una vuelta por el exterior. A la izquierda nos queda el monumento funerario, de 1893, del conde Ramon Berenguer III; destaca el sarcófago con escenas de la vida del conde, un arco triunfal con dos capiteles califas, un relieve del conde a caballo, obra del escultor Josep Llimona, y un basamento de columnas y arquitos para sostener el sarcófago.

Delante mismo nos queda otra tumba y hacia en este punto nos dirigimos; antes, pero, nos pararemos en el crucero. El cimborrio, de planta octogonal, que corona este espacio fue rehecho durante la restauración siguiendo como modelo el cimborrio de la iglesia románica de Sant Jaume de Frontanyà. Preside el altar un mosaico con la representación de Santa María de Ripoll, patrona de la iglesia, ofrenda del papa León XIII e inaugurado el 1893.

Se confeccionó en los talleres del Vaticano según una pintura de Enric Serra. El mosaico del pavimento es una reproducción del original del siglo XII. En la pared que separa las dos naves laterales hay unas lápidas o inscripciones conmemorativas de hechos relacionados con la basílica. Una recuerda una ordenación, de presbíteros y de otras órdenes, hazaña por el obispo Morgades en 1899. En el mismo lado del crucero nos queda una lápida instalada por los caballeros del Santo Sepulcre, en memoria del conde Ramón Berenguer IV, el Santo, el cual permaneció enterrado en el monasterio hasta el 1794, cuando sus despojos serían saqueadas por el ejército francés, y definitivamente perdidos con el incendio de 1835.

Uno de los puntos culminantes de la visita es la tumba del conde Guifré el Pilós (840-897), fundador del monasterio y de la nación catalana. Una leyenda le atribuye el origen de las cuatro barras del escudo de Catalunya: "Guifré jeia ferit i el rei franc Carles el Calb mullà quatre dits de la seva mà en la sang del comte, tot passant-los sobre el seu escut daurat". La tumba fue inaugurada el 11 de septiembre de 1982, con motivo de la Fiesta Nacional de Catalunya. Si queremos ver más tumbas o sarcófagos siempre hay la posibilidad de ir a la nave central, a tocar el crucero, dónde deben estar colgados en unos pilares laterales. Destacan por su belleza la tumba del conde Bernat Tallaferro, hermano del abad Oliba, y la del conde Radulf, hijo de Guifré el Pelós.

Seguidamente tomaremos la vuelta hacia la entrada a través de las dos naves laterales o bien por la nave principal. Por copsar la importancia del monasterio y de su scriptorium durante el periodo medieval se recomienda visitar una exposición instalada en una de las naves laterales. Sirve para mostrarnos el potencial de la escuela monástica de Ripoll, tanto en la adquisición de manuscritos como en la reproducción de aquellos que no podían comprar. Su biblioteca, perdida el 1835, llegó a ser la más completa de la península Ibérica. Del escritorio monacal, donde elaboraban copistas, iluminadores y miniaturistas, surgieron las biblias, mundialmente célebres, dichos de Farfa y de Rodes.
Para finalizar la visita del interior de la iglesia podemos entrar a la capilla del Santísimo, la cual nos queda al final de las naves laterales.

Los claustros
Situado al lado sur de la iglesia, está dispuesto alrededor de un patio de forma trapezoidal. Se empezó a construir al final del siglo XII, durante el abaciado de Ramón de Berga (1171-1206), y se supone que sustituyó un claustro anterior del siglo X (de la época del abad Arnulf). La imagen, en relieve, del abad se puede ver en el ángulo próximo a la sacristía. En esta época las obras quedaron reducidas al ala norte, que presenta unos capiteles ricamente adornados con motivos vegetales, figuras animales o bien de seres fantásticos.

El abad Galcerán de Besora (1380-1383) prosiguió el claustro y levantó el piso superior sobre el ala construida en el siglo XII. Su sucesor continuó las obras y acabó el claustro inferior. Sólo carecía la continuación de las tres galerías del superior, a continuación de la que había levantado el abad Besora. Esta mejora se pospone, por la incidencia del terremoto del 1428, hasta el principio del siglo XVI. Los trazos de las zonas realizadas a posteriori del siglo XII, de estilo románico, hace falta adscribirlas en el gótico.

En consecuencia de la ley de Desamortizació de bienes monásticos, dictada el año 1834, la comunidad de monjes marchó de Ripoll y el claustro quedó abandonado. A partir de entonces sufrió un progresivo deterioro, hecho acentuado por la Primera y la Tercera Guerra Carlina. Así durante este conflicto bélico sirvió como establo para los caballos de los militares y almacén de hierbas. Fue reconstruido a finales del siglo XIX en coincidencia con las obras de restauración de la iglesia.

El claustro inferior contiene el llamado museo lapidario formado por una gran diversidad de elementos arquitectónicos (capiteles, claves de vuelta, lápidas, sarcófagos, fragmentos de arcos...), correspondientes a varios periodos históricos del monasterio. En medio del recinto hay un brollador que invita a disfrutar de unos momentos de paz y de reposo.

Galería

Establiments a la zona

CAMPING PARDINES: Situación

Situado en el Pirineo Catalán, a 1.200 metros de alt...

Benvinguts als Apartaments Turístics Pastoret, ubicats a la bonica població de...

La casa

Bienvenidos a La Riba, una antigua casa solariega del siglo XVI, situada e...

CAN PUNTÍ

Típica casa de campo catalana situada en el Prepirineo a 1000 metros d...

Mas Merolla, una bonita Masía Catalana acabada de restaurar, situada en medio de un maravilloso ...

CASA DE COLONIAS MAS FUERTE. El punto de partida al Taga!

Mas típico de montaña ...

L’Hostal El Quintà, és un petit allotjament amb 12 habitacions, situat al costat mateix del R...

Imagina’t descansar en una casa rural a Ripoll, en un paratge al costat del riu envoltat només...

EL GRAN

6 PERSONES

Allotjament rural independent amb capac...

Ens trobarà enfront de riu Ter a Setcases un poble de muntanya situat a 1230m a la Vall de Campr...

CASA ETXALDE

La casa Etxalde es un precioso caserón construido a principios del s...

Lhotel rural La Costa de Molló deu el seu aspecte actual a les reformes efectuades a principis d...

Altres rutes a la zona

Biografies ilustres

Serveis a la zona

CAMPING PARDINES: Situación

Situado en el Pirineo Catalán, a 1.200 metros de alt...

Benvinguts als Apartaments Turístics Pastoret, ubicats a la bonica població de...

La casa

Bienvenidos a La Riba, una antigua casa solariega del siglo XVI, situada e...

CAN PUNTÍ

Típica casa de campo catalana situada en el Prepirineo a 1000 metros d...

Mas Merolla, una bonita Masía Catalana acabada de restaurar, situada en medio de un maravilloso ...

CASA DE COLONIAS MAS FUERTE. El punto de partida al Taga!

Mas típico de montaña ...

L’Hostal El Quintà, és un petit allotjament amb 12 habitacions, situat al costat mateix del R...

Imagina’t descansar en una casa rural a Ripoll, en un paratge al costat del riu envoltat només...

EL GRAN

6 PERSONES

Allotjament rural independent amb capac...

Ens trobarà enfront de riu Ter a Setcases un poble de muntanya situat a 1230m a la Vall de Campr...

CASA ETXALDE

La casa Etxalde es un precioso caserón construido a principios del s...

Lhotel rural La Costa de Molló deu el seu aspecte actual a les reformes efectuades a principis d...

NEWSLETTER

Subscriu-te i rebràs totes les novetats de la web!