Welcome to Resort

Edolor sit amet, consectetur, adipis civelit sed quia non qui dolorem ipsum quia dolor sit amet, consectetur, adipis civelit.

History  » El dominio romano

La dominación romana (201 a.C. - 375 d.C.)


Tras la penetración romana en la península se delimitaron dos provincias, la Ulterior y la Citerior, que abarcaban toda la costa mediterránea peninsular (197 a.C.). Anfiteatro romano. Tarragona

Una nueva e importante insurrección de las tribus del interior (ilergetes, lacetanos y ausetanos), fue de nuevo sofocada por los romanos con la intervención del cónsul Marco Porcio Catón y supuso la muerte de los caudillos Indíbilo y Mandonio (195 a.C.).

A partir de entonces comienza un lento periodo de transformación interna del país, donde al cabo de cuatro o cinco generaciones se extingue la cultura indígena. Van abandonándose poblados iberos y va desapareciendo la lengua, alfabeto y moneda.

En el año 49 a.C., la ciudad de Ilerda (Lleida) es testigo de la batalla decisiva, junto al río Sicoris (Segre), de la Guerra Civil romana entre Julio César y Pompeyo. Cuatro años después Julio César concede a Tarraco la categoría de colonia (Colonia Urbs Triumphalis Tarraco).

La transformación rural empieza a ser destacada y el panorama urbano de la Cataluña romana girará en torno a las ciudades, sin existir prácticamente poblados o villas de transición entre éstas y las villae (casas rurales) situadas en zonas agrícolas que ocupaban casi todo el territorio.

El asentamiento y la consolidación de la civilización romana se hace patente en Cataluña con las construcciones del acueducto y el teatro de Tarraco (26-24 a.C.), la obtención de la condición de Colonia Iulia Augusta Paterna Faventia Barcino de la ciudad de Barcino (24 a.C.), la construcción de l'Arc de Berà (117 d.C.) y multitud de manifestaciones arquitectónicas y artísticas. Arco de Berà. Roda de Berà

El cristianismo, por otra parte, evidencia su presencia en Cataluña desde el año 257, siendo cruelmente perseguido bajo el Emperador Diocleciano y haciendo mártires en las incipientes diócesis catalanas (Sant Fruitós obispo de Tarraco - 259, Santa Eulàlia, Sant Cugat, Sant Feliu, Sant Sever, Sant Medir, etc).

En el año 313 el Emperador Constantino se convierte al cristianismo y promulga el Edicto de Milán sobre la libertad religiosa, y un año más tarde se celebra el primer concilio de la Iglesia hispana en Iliveris (Elna).

El imperio romano se divide en el año 330 en cuatro jefaturas: Oriente, Iliria, Italia y Galia, con catorce diócesis o distritos y ciento diecisiete provincias.

Las ciudades y calzadas romanas en Cataluña:
 

Ciudades romanas



 

NEWSLETTER

Subscriu-te i rebràs totes les novetats de la web!