Welcome to Resort

Edolor sit amet, consectetur, adipis civelit sed quia non qui dolorem ipsum quia dolor sit amet, consectetur, adipis civelit.

History  » La dictadura de Primo de Rivera

La dictadura de Primo de Rivera (1920 - 1930)

En el periodo 1915 - 1923 se había producido un ascenso anarco-sindicalista, junto con un sustrato catalán de liberación nacional y movilizaciones por la autonomía, acentuado por una lucha de clases que radicalizaba las posiciones nacionalistas independientes.

El movimiento obrero, representado en Cataluña básicamente por la CNT, en disputa con otros movimientos sindicales, se sumó a nuevos conflictos y huelgas, en medio de una crisis económica provocada por la contracción del mercado europeo, después de la guerra, y por el desastre llamado de Annual, donde murieron más de 9.000 soldados españoles en un intento de penetración en Marruecos (1921), donde España mantenía ocupación desde 1907 junto con Francia.

En 1923 se produce un pronunciamiento en forma de golpe de estado del general Primo de Rivera en Barcelona, como reacción del ejército a la investigación de la comisión parlamentaria por las responsabilidades derivadas del desastre en Marruecos. Fuente de la Plaza de España Josep Maria Jujol, construida con motivo de la Exposición Internacional de 1929. Barcelona.

El golpe de estado provocó la caída del gobierno, comenzando una etapa de dictadura con el visto bueno del rey Alfonso XIII, con una orientación política basada en la intervención militar en la política del estado y la obsesión por afirmar la unidad de España adoptando medidas y sanciones contra el separatismo, y prohibiendo cualquier bandera que no fuese la española así como el uso de cualquier otro idioma que no fuese el castellano.

En este periodo de dictadura se suprimió la Mancomunitat de Cataluña y fue ilegalizada la CNT, al tiempo que la impopularidad y los fuertes movimientos republicanos, socialista y catalanistas, de oposición al dictador, le forzaron a plantear un anteproyecto de constitución que no tuvo el respaldo esperado y comportó su dimisión en agosto de 1930.

El rey encarga al general Balaguer la formación de un nuevo gobierno, convocando elecciones municipales con un comportamiento del censo impredecible, pues no se habían celebrado elecciones desde 1922.
 

 

NEWSLETTER

Subscriu-te i rebràs totes les novetats de la web!