Welcome to Resort

Edolor sit amet, consectetur, adipis civelit sed quia non qui dolorem ipsum quia dolor sit amet, consectetur, adipis civelit.

Historia  » Los condados catalanes

Los condados catalanes (814 - 1131) (I)

Después de la conquista o establecimiento de los francos, en la llamada Catalunya Vella existían distritos administrativos llamados condados. El orígen de estas demarcaciones es incierto aunque la documentación demuestra que bajo el dominio sarraceno ya habían condes indígenas, anteriores a francos y a sarracenos, regentando distritos territoriales llamados comitatus en época visigoda.

Los condados catalanes dependieron del reino de Aquitania hasta pasado el año 814 en que la dirección del imperio fue asumida por Luís el Piadoso al morir Carlomagno. Así continuaron hasta el año 878 los condados marítimos (Barcelona, Girona, Empúries y Roselló), y la Ribagorça y el Pallars en el periodo 833-848 (salvo este periodo y hasta el 872 estaban vinculados al condado de Tolosa). Liber Feudorum Maior. Ramón Berenguer I pagando 2000 onzas de oro al conde Guillem I de Cerdanya por la cesión de sus derechos feudales sobre los condados de Carcasona y Rasès. Archivo de la Corona de Aragón

Un miembro de la casa de Carcassona, Wifredo el Velloso (Guifré el Pilós), hijo del conde Sunifredo de Urgell y nieto del conde Belló de Carcassona obtuvo del rey francés Carlos el Calvo en el 870 los condados de Urgell, Cerdanya y Conflent, y de su sucesor Luís el Tartamudo los condados de Barcelona y Girona (878), todos premiando su fidelidad a ambos monarcas francos.

En una tarea, más política que militar, logró la anexión de los condados de la Marca Hispánica, acompañada de un proceso de repoblamiento en la Cataluña central, y la reorganización del territorio.

Por otra parte inició la transmisión hereditaria del título del conde de Barcelona, sin que el rey francés manifestase su oposición, consolidando así el dominio de la llamada Casa de Barcelona.

A la muerte del conde Ramón II (920) del Pallars - Ribagorça, se separaron ambos condados entre sus dos hijos.

La afirmación de las casas condales se fue haciendo mayor con las sucesiones de los herederos de Wifredo el Velloso, al tiempo que los francos iban entrando en decadencia a partir de la formación del imperio germánico. En el 947, Borrell II, conde de Barcelona, dio un cambio completo a la orientación política de Barcelona con el alejamiento progresivo de Francia y tratados de paz y fijación de fronteras con el califa cordobés. Así fue desapareciendo el dominio franco en Cataluña.

Páginas: 1  2



 

NEWSLETTER

Subscriu-te i rebràs totes les novetats de la web!