Welcome to Resort

Edolor sit amet, consectetur, adipis civelit sed quia non qui dolorem ipsum quia dolor sit amet, consectetur, adipis civelit.

José Calasanz i Gastón (1.557 - 1.648)

Llitera ()

La anécdota pequeña y viva sirve para acercarnos a los «hombres grandes» que han sobrepasado nuestro minúsculo círculo con su portentosa vida o su obra gigante. Si este «hombre Grande» es además un Santo, la lejanía se pronuncia. San José de Calasanz rodeado de niños a los que dedicó todos sus esfuerzos desde su llegada a Roma en 1592

San José de Calasanz, nacido en 1577 en nuestra tierra oscense, conservando su cuna en la villa de Peralta de la Sal, con su vida portentosa -nonagenario, fundador de una Orden Religiosa, la primera dedicada expresamente a la enseñanza de la juventud- y una obra gigante -las Escuelas Pías desparramadas hoy por los cuatro continentes- es además un Santo: ""el más Santo de los pedagogos y el más pedagogo de los santos"" en frase textual de un admirador.


""Angulos calientes"" de este aragonés
Por eso resulta interesante sacar a la luz unos cuantos «ángulos calientes» de este aragonés que tanto esplendor da a nuestra tierra y a España entera. Decimos los españoles que los aragoneses somos tozudos. Tozudo es todo aquel que se propone una obra y no para hasta darle cima, cueste lo que cueste.

De tozudez están hechas todas las gestas gloriosas. Y de tozudez aragonesa está hecha la vida gloriosa de Calasanz; en 1592 salía de España para arribar a Roma. Cinco años más tarde inauguraba la primera Escuela Popular en unas circunstancias heroicas. Estaba emprendida la obra.

Cuatro años después el auge alcanzado obligaba a un traslado. Seis años más de lucha consigo mismo, con los maestros asalariados y de élite de la capital, con los primeros colaboradores que no secundaban su interés y con los mismos alumnos, y Paulo V aprueba el comienzo de la futura Orden religiosa de las Escuelas Pías.


Su obra, una auténtica revolución
Su obra era una auténtica revolución. Pretendía abrir nuevos cauces a la caridad sacerdotal. La oposición no se hizo esperar. Por doquier surgieron enemigos contra tal innovador, quien, para muchos de ellos, estaba marcado con el estigma repelente de ser español y por añadidura aragonés.

Las diatribas y calumnias más acerbas procedían de muchos maestros asalariados, voces que escalaron las gradas del poder y resonaron fuerte en el mismo tribunal del Santo Oficio. Y el noble aragonés que renuncia a sus anheladas prebendas por las que había acudido a Roma para entregarse de lleno a la recogida de niños desheredados, no sólo de la Ciudad Eterna sino del mundo entero, para formarlos y educarlos en consonancia con su gran reto lanzado desde el Trastébere romano de ""Escuela para todos"".

José Calasanz, peraltense, un ocho de agosto de 1642 es conducido preso, él y cuatro de sus consejeros mayores, al tribunal de la Inquisición, teniendo que hacer un largo recorrido a pie y bajo un sol canicular.

Y tras su vía dolorosa se queda profundamente dormido en la sala donde pasan una larga espera antes de que comience el interrogatorio justiciero, que cuando empiece bastará una sola respuesta del ilustre preso, que se sentía inocente y tenazmente seguro en su proceder, para aclarar las cosas, dar una marcha atrás momentánea pero que no servirá de antídoto al veneno acumulado en el corazón del juez Albizi, quien continuará cruelmente aliado, hasta la muerte, con los enemigos más acérrimos del tozudo aragonés.

De sus años romanos hay noticia de que cargó escaleras arriba con una campana de respetable tamaño, con tan mala fortuna que vino a caer desde lo alto, produciéndose una cojera que le aquejó todo el resto de su vida. Precisamente el tamano de su muleta es un nuevo argumento para defender su corpulencia.

Calasanz soñó en plenitud de su vida -a los 40 años- y realizó su sueño hasta caer rendido por la fatiga del edad y el trabajo; bendito tozudo aragonés de fama universal. Su santidad estuvo labrada en el dolor, en el fracaso, en la traición, no de un año o dos sino de medio centenar de años en la dura tarea escolar.

Galería

Altres rutes a la zona

Gombau de Camporrells (? - 1.205)
José Calasanz i Gastón (1.557 - 1.648)
Ruta de Ponts i el Mig Segre
La ciutat de Fraga

Biografies ilustres

NEWSLETTER

Subscriu-te i rebràs totes les novetats de la web!